Coopecar, una historia de éxito